BIENVENIDOS A NUESTRO BLOG, PODEMOS DISCERNIR EN LIBERTAD Y ABIERTAMENTE

Hola a todos, gracias por entrar en nuestro blog. Nuestro significa también tuyo. Podemos compartir nuestras ideas en comentarios.

Éste es un medio comunicativo PLURAL, OBJETIVO Y PARTICIPATIVO

Seguramente, no todos estaremos de acuerdo en todos los temas que proponga. Lo importante no es estar de acuerdo sino discernir y debatir en un marco de libertad de expresión y de respeto por la opinión del semejante.

LO QUE NOS HEMOS PERDIDO ÉSTA SEMANA SANTA

LA SOLEDAD GERENA by montremejor

lunes, 11 de enero de 2010

NEVÓ DE NUEVO

Hacía 56 años ya que no nevaba en Gerena. En mi caso particular, mi padre siempre me contaba cómo vivió él aquella nevada en Sevilla. Porqué sí, en Sevilla, la capi, también nevó aquel 4 de Febrero de 1954.
Me lo contaba, cada vez que hablábamos de lo difícil de ello en estas latitudes, cómo aquel que tuvo la suerte de ver la nieve sin moverse de Sevilla. Lo increíble que es, para muchos otros españoles, creer que en la provincia "de los 40" , caiga la nieve. Los ojos se le volvían brillantes cada vez que hablaba del tema. Nunca supe si por nostalgia o por tener la certeza de que nunca volvería a ocurrir. Recordaba aquella estampa nítidamente en sus ojos dañados.

Siempre tuve la esperanza que vería nevar en Sevilla o, en este caso, aquí en Gerena. Tanto monta, monta tanto. Mas el paso de los años me iban abriendo a la realidad de lo "imposible" que es ver nieve donde estamos acostumbrados al aire acondicionado, pero, siempre a mis hijos les mantuve esa ilusión y les envolví de esta idea tan remota que algún día, no muy lejano, veríamos nevar sin necesidad de ir a Sierra Nevada.

He de confesar que cada día lo veía más cercano. Hace unos años en la Sierra Norte, también, aunque poco, en Santiponce. Parecía cómo si se acercara.

Ayer, 10 de Enero de 2010, ocurrió. Eran las 6,30 h cuando mi termómetro del coche marcaba 0 grados ( ni frío ni calor cómo diría aquel ) y me esperancé al escuchar el parte meteorológico. Sobre las 9,30 h. comenzó un "chiribiri" que no era tal, porque mi hijo y yo, pudimos apreciar, en la luna del vehículo, cómo las gotas no resbalaban por el cristal, sino que rebotaban en él -pista inequívoca que era un aguanieve-. Entonces, comenzamos a sentir un cosquilleo contándonos que cuando el termómetro bajara ( a esa hora marcaba un 2 ), podría cuajar el leve hielo que caía. Nos sentíamos felices, cuando de pronto vimos caer algunos copos de nieve, pequeños en su inicio, pero grandes en la ilusión de tantos años hecha realidad.

Nos fuimos a ver el fútbol, y allí cuando nadie lo esperaba, comenzó a nevar. Todos nos mirábamos, todos nos sonreíamos, mi pequeño contento, al rato, quería ir a casa a calentarse los pies.

Las prisas, o quizás el creer que aquello no duraría, hicieron que los móviles y cámaras saltaran cómo resortes a la caza de la imagen blanca, que tardó unos minutos en llegar. Poco a poco el Gutiérrez Mora se vestía de blanco mientras los chavales del pueblo se la jugaban cómo titanes en el derbi por excelencia. Ya nadie miraba el partido, todos mirábamos al suelo que se ponía cada vez más blanco.

Mi hijo pequeño, reía y reía. Los allí asistentes, sonreíamos y comentábamos ¡¡¡ Está nevando !!! ¡¡¡ Está nevando !!!. Al salir del campo, todo blanco. Los coches blancos, los tejados de las casas, los patios.

Miles de fotos se dispararían en minutos con la intención de guardarlas como oro en paño. Magnífica estampa, hermoso paisaje, maravillosa alegría. Los sentimientos, no son para contar. Estoy seguro que cada uno tuvo los suyos, personales e intransferibles, mas me quedo corto en creer que sólo fue alegría.

Mi hijo, el menor, curiosamente preguntaba la noche anterior que porqué no nevaba en estos lares. Y mira por donde, ayer me lo recordó durante todo el día.

Yo y mis hijos, ya tenemos nuestra nevada. Cómo mi padre y su abuelo tuvo la suya. Ya podré describirle a mis nietos, y ellos a sus hijos, lo que sentí. Se me volverán brillantes los ojos, a ellos también, y recordaremos con alegría que fue en Gerena.

Ya tengo una fecha más para no olvidar. 10 de Enero de 2010. Año de nieves, año de bienes.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yusé
Sin duda fue un día mágico. Yo me planté en mi casa en gerena para vivir ese espectáculo y la verdad, que bonito estaba todo. Que distinto y que imagen mas grande. Si esto sucede una vez en la vida, yo tuve este 10 de enero mi oportunidad, y lo viví. Fue un ratito para no olvidar. Ahora, si alguna vez mas sucede, nunca será como la primera vez... Pero si no sucede, tal y como dices, tenemos historia para nuestros nietos y para no olvidar nunca esas imágenes que tenemos grabadas en la retina.

Gonzalo dijo...

Luismi,
quiero felicitarte por esta entrada con la que has tenido la capacidad de emocionarme. Muy bien expresado, llega al alma.
Saludos, Gonzalo

LUISMI dijo...

Muchas gracias por participar a los dos.
Gonzalo, gracias mil. No era mi intención, es más, con las prisas escribía tal cómo venían mis pensamientos.
Cómo puedes observar tendrá muchas faltas literarias. No lo pensé. No pensé en que quedara bonito. Simplemente sinteticé mi experiencia, tal cómo la viví.

Un saludo y, repito, muchas gracias.